Search
RADIOFRECUENCIA - Medicina estética | Miguel liberato
fade
7161
page-template-default,page,page-id-7161,eltd-core-1.0,averly-ver-1.0,eltd-smooth-scroll,eltd-smooth-page-transitions,eltd-mimic-ajax,eltd-grid-1200,eltd-blog-installed,eltd-main-style1,eltd-disable-fullscreen-menu-opener,eltd-header-standard,eltd-sticky-header-on-scroll-down-up,eltd-default-mobile-header,eltd-sticky-up-mobile-header,eltd-dropdown-default,eltd-,eltd-fullscreen-search eltd-search-fade,eltd-disable-sidemenu-area-opener,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

RADIOFRECUENCIA

A partir del 2003 comenzaron a publicarse trabajos de investigación sobre radiofrecuencia no ablativa en el tratamiento de la flacidez facial. Desde entonces, los protocolos de aplicación se han ido modificando, se ha incrementado la seguridad y se han reducido las complicaciones, a la vez que se han desarrollado aparatos de radiofrecuencia con terminales que permiten la aplicación a nivel corporal. La radiofrecuencia es una técnica que combate de manera efectiva la celulitis, adiposidad localizada, flacidez corporal y flacidez facial.

 

La piel en general se compone de tres capas distintas: una capa visible externa en la superficie llamada epidermis, una capa intermedia rica en colágeno ubicada bajo la superficie llamada dermis y una capa interna debajo de la dermis llamada hipodermis o tejido celular subcutáneo, formado por una capa de grasa que se sostiene en una red de fibras de colágeno.

 

Cuando el colágeno de estas tres capas se daña por efecto de la sobreexposición solar, como resultado de la genética o simplemente debido al proceso natural de envejecimiento, la piel comienza a perder tono y a mostrar flacidez.

 

La radiofrecuencia produce calor en profundidad y permite alcanzar las capas más internas de la piel, como la dermis. El calentamiento de la dermis modifica las propiedades originales de las fibras de colágeno, se modifican en respuesta al calor y esto es lo que produce un efecto tensor que se evidencia en una mejora inmediata de la piel. El calor también hace que se regeneren las fibras de colágeno a largo plazo, lo que permitirá una mejoría aún más notable varias semanas después del tratamiento.

 

La radiofrecuencia facial y radiofrecuencia corporal son técnicas no invasivas e indoloras. Durante el tratamiento se notará una sensación de calor, en torno a los 40-42 ºC de temperatura.

 

Después de aplicar la radiofrecuencia el paciente puede presentar un ligero enrojecimiento o eritema en la zona tratada que dura poco tiempo, luego, puede continuar con su vida normal ya que no produce dolor, ni inflamación que lo impida, no es necesario ningún tipo de cuidado especial después del tratamiento. No está contraindicada la exposición al sol tras el tratamiento, siempre que se recurra a la protección correspondiente.

 

La radiofrecuencia está contraindicada en caso de uso de marcapasos, colagenopatías, alteraciones cutáneas de la región que se va a tratar, presencia de hernias en la región objeto de tratamiento, coagulopatías y durante el embarazo.

 

Precio sugerido: desde 29€

Radiofrecuencia
Radiofrecuencia
Radiofrecuencia
Radiofrecuencia